Fire Emblem: Shadows of the Empire
April 24, 2014, 08:33:27 am
Welcome, Guest. Please login or register.

Login with username, password and session length
 
  Home Help Search Gallery Staff List Login Register  

Saboreando el momento [Medea,Ryu]

Pages: 1 [2]
  Print  
Author Topic: Saboreando el momento [Medea,Ryu]  (Read 297 times)
Ryu
Laguz - Dragón Rojo
Capitán
**
Posts: 281


La furia ardiente del Dragón Rojo


View Profile
« Reply #15 on: September 02, 2010, 12:54:28 pm »

- La última vez que le dio por hacer algo así acabó al lado de mi convento y a vete a saber cuantos días de viaje de su aldea. Se despista con facilidad cuando quiere volar... ¿No es así?

-Es que en el cielo no notas el tiempo que pasas...-se rascó la nuca con una sonrisa.

Volar por el aire era una sesación demasiado liberadora y demasiado grande como para que te dejase pensar en cuánto espacio habáis recorrido o cuánto tiempo habías pasado volando. Notar el viento frío azotando su cara y su cuerpo (pues recordemos que en forma de dragón no poseía ropa, y por tanto notaba le viento en todo su cuerpo), ver cómo los árboles e incluso las enormes montañas se volvían pequeñas con sólo dar unos aleteos más hacia arriba... eran sensaciones que le hacía sentirse vivo y dar gracias por ello. Y sabía que nunca sería capaz de volar por el aire sin dejarse llevar un poco. Estaba en su sangre, que a pesar de ser un reptil, era una sangre muy caliente. Incendiaria.

- ¿Qué tipo de laguz sois?

-¿Eh?-parpadeó unos segundos hatsa darse cuenta del objeto de la pregunta- ¡Ah, te refieres al tipo de dragón! Soy un dragón rojo. Escupo llamas abrasadoras, pego tortas como catedrales, soy grande como un mundo, todo el lote completo-se rió para sí mismo, sabía que los beorc tendían a clasificar todo por sus cualidades más destacadas sin mirar más allá-. Los laguz solemos saberlo con sólo mirar nuestras formas humanas.
Report Spam   Logged


Medea
Beorc Jinete Pegaso
Capitán
**
Posts: 259



View Profile Email
« Reply #16 on: September 02, 2010, 01:43:13 pm »

Recordé la travesía por el aire y un pequeño nudo se me hizo en el estómago, fue una experiencia inolvidable, sin lugar a dudas, y maravillosa, peor tenía sus pegas.

- Si no vuelas demasiado alto o demasiado rápido, coincido con tu opinión.

Aquella tarde sentí por primera vez como se me encogía el estómago de pánico cuando en ocasiones cogía demasiada velocidad para mi gusto.

- Tampoco eres taaaaan grande, entrarías en el patio de mi monasterio sin problemas... Pero reconozco que yo tuve que verte transformado para saber lo que eras.

Yo no era tan intuitiva en ese aspecto como eran entre ellos, ahora mismo tan sólo me parecía un humano más, con un color de pelo llamativo, pero sin nada que pudiera desvelar su naturaleza dracónica.
Report Spam   Logged

Khattara
Beorc Mago Negro
Cadete
**
Posts: 125



View Profile
« Reply #17 on: September 05, 2010, 10:38:58 am »

- Dragón rojo... eso es impresionante... - replicó asombrada, ahora mucho menos impresionada por la fuerza y el temple del caballero, era evidente que si era un dragón rojo aquello venía implícito, sorprendente hubiera sido si hubiera pasado en sentido contrario - Lamento haber preguntado, no pretendía ofenderos, pero comprended que para una Beorc como yo, denotar su condición de Laguz y descubrir qué tipo de dragón sois sería demasiada hazaña - sí, incluso a pesar de haberse criado entre Dragones blancos, sabía que existía una gran diferencia entre todos los dragones de todos modos como para poder saber qué tipo de dragón era alguien con solo mirarlo.

- Estais picando mi curiosidad... ¿cuánto de grande decís que es el patio de vuestro monasterio?
Report Spam   Logged

[Ficha de Khattara]

"Olvida mis motivos. No los comprenderías. Mientras obtenga un resultado que te complazca y nos beneficie, ¿qué te importa por qué lo hago?"
Medea
Beorc Jinete Pegaso
Capitán
**
Posts: 259



View Profile Email
« Reply #18 on: September 05, 2010, 05:17:47 pm »

Me reí ante su pregunta, la verdad es que era difícil imaginarse un patio interior tan grande como un dragón, así que la miré divertida mientras pegaba un trago a mi copa y luego miré a Ryu riéndome de nuevo.

- Bueno... Supongo que si Ryu enrosca la cola alrededor de su cuerpo y encoge un poco el cuello, podría entrar...

Me reí de nuevo ante la imagen de ver a Ryu ligeramente encogido para entrar en mi patio antes de volver a hablar, sin duda era una imagen muy cómica.

- Mi monasterio realmente fue un hospital fronterizo, siempre estaba lleno de miembros de la congregación y soldados de los puestos fronterizos que pasaban a hacerse chequeos por molestias diversas, enfermos o heridos por algun accidente. Antes esa zona estaba bastante más poblada y por lo que tengo entendido había más gente, pero cuando empezó la guerra las tropas fueron trasladadas dejando una pequeña guarnición cuidando de la frontera, muchos aldeanos se unieron al ejército y otros muchos abandonaron sus casas para ir a otros lugares más pacíficos. El monasterio quedó abandonado poco después y ahora me han  enviado con mi hermana y algunos acólitos sirvientes para volver a ponerlo en funcionamiento. Temen que sea necesario si el frente se extiende mucho más hacia nosotros.

No era agradable lo que acababa de contar, pero intenté hacerlo en el tono más ligero que podía, intentando quitarle gravedad al asunto, sin embargo, una guerra no era un asunto a la ligera, generalmente era el signo más evidente de que las negociaciones habían fracasado y no se llegaría a una buena solución, la guerra era una pérdida de vidas y de dinero y ningún país salía fortalecido de algo así. Lo mejor que podíamos esperar es que con suerte ganáramos la guerra y nuestro enemigo quedara tan masacrado como para que ningún otro país intentara aprovecharse de nuestra debilidad. Sin embargo eso me daba una oportunidad de oro, en épocas de necesidad las oportunidades de llegar a un buen lugar se acrecentaban y si el imperio me hacía una oferta mejor, no veía demasiado problema en cambiar de bando, con ciertas prebendas, claro esta... Cambiar las lealtades siempre era algo que había que pensarse muy bien antes de hacerlo y yo no iba a hacerlo gratis, claro estaba, iba a salirles muy caro.
Report Spam   Logged

Ryu
Laguz - Dragón Rojo
Capitán
**
Posts: 281


La furia ardiente del Dragón Rojo


View Profile
« Reply #19 on: November 08, 2010, 05:32:39 pm »

- Tampoco eres taaaaan grande, entrarías en el patio de mi monasterio sin problemas... Pero reconozco que yo tuve que verte transformado para saber lo que eras.

-Sí, era algo más pequeño antes...-dijo mirando para otro lado, como si se avergonzase de su forma anterior. Habína pasado algunas cosas, y había madurado, y eso había repercutido en una nueva y más adulta forma de dragón.

- Dragón rojo... eso es impresionante... Lamento haber preguntado, no pretendía ofenderos, pero comprended que para una Beorc como yo, denotar su condición de Laguz y descubrir qué tipo de dragón sois sería demasiada hazaña.

Ryu hizo un gesto con la mano restándole importancia al asunto. Estaba acostumbrado a pedir perdón por sus impertinencias o meteduras de pata en el protocolo con beorcs, así que un desliz por parte de una humana no iba a ser reprochado por él. Además, no le había ofendido ni nada parecido. Simplemente había dicho que los laguz se identificaban entre sí, no era nada especial, era natural en ellos. Tampoco se sentía "impresionante" por haber nacido dragón rojo, aunque sí que estaba orgulloso de ser lo que era.

- Estais picando mi curiosidad... ¿cuánto de grande decís que es el patio de vuestro monasterio?

- Bueno... Supongo que si Ryu enrosca la cola alrededor de su cuerpo y encoge un poco el cuello, podría entrar...

-Qué tontería, entraría en forma humana... aunque da igual, ahora mi cuerpo ya ha terminado de convertirse en un dragón rojo. Soy más grande ahora.

Por supuesto, Ryu no cogió lo cómico de tener a un dragón encogido en el patio de un monasterio, ni tampoco parecía recordar que Medea lo había dicho por indicar su tamaño. Después, Medea empezó a hablar de su monasterio. Aunque cogió todo lo que dijo, a pesar de la gran cantidad de palabras que decía (¿porqué los beorc no acortaban lo que tengan que decir? Una imagen vale más que mil palabras, o algo así decían por ahí), se quedó pensando en qué momento un hospital se convertía en monasterio, y cómo se hacía eso. Es decir, ¿bendecían los rincones para hacerlo sagrado? ¿O simplemente por tener unas monjas metidas rezando todos los días se santificaba? Ryu desconocía totalmente el sistema del clero de Ashunera, sólo tenía un profundo respeto por la diosa, y nada más. Sus conocimientos en el campo eran ridículamente escasos, ya que tampoco es que fuese una persona que se moviese por la religión. Pero ante todo respetaba a la gente como Medea, que consagraban su vida a servir a la gran diosa creadora tanto de beorcs como de laguz.

-Con suerte no se extenderá-terminó por decir con una sonrisa confiada. La guerra terminaría cuando el elegido de la diosa cogiese a Ragnell y Alondite en sus manos y las usase para liberar el mundo una vez más. Bueno, a pesar de que la Ragnell había sido... en fin... seguían teniendo la Alondite, lo cual ya era algo, ¿no?
Report Spam   Logged


Pages: 1 [2]
  Print  
 
Jump to:  

Bookmark this site! | Upgrade This Forum
Free SMF Hosting - Create your own Forum

Powered by SMF | SMF © 2013, Simple Machines